Ryanair

 

El aeropuerto de Zaragoza perderá los vuelos regulares con Alicante y Málaga a partir de finales de octubre por decisión de la compañía Ryanair pese a haber obtenido más subvenciones públicas para este año. La compañía de vuelos baratos no hará públicos los recortes para la próxima campaña de otoño-invierno hasta finales de mes, pero en su página web ya no deja comprar billetes para ambos destinos. En el resto de las doce rutas que opera en la capital aragonesa sí se pueden reservar plazas para el invierno, aunque la empresa no quiso oficializar el tijeretazo, que comenzó el pasado marzo con el enlace de Düsseldorf.

La anulación de estas conexiones de la capital aragonesa forman parte del recorte que prepara la compañía de bajo coste, que pretende dejar en tierra este invierno 80 aviones para paliar las pérdidas, el doble de los que aparcó en el mismo periodo de 2010. «Los precios del crudo estarán aún más elevados el próximo invierno y la negativa de algunos aeropuertos a bajar sus tarifas hace más rentable dejar dicha cantidad de aviones en tierra que operarlos volando a aeropuertos cubiertos de hielo y nieve y con elevados cargos de servicio», justificó el consejero delegado, Michael O'Leary, a finales de mayo.

Pese al recorte de oferta, la compañía de bajo coste seguirá cobrando este año 4,66 millones de euros de subvenciones, que tiene garantizadas con los acuerdos sellados con la sociedad promotora del aeropuerto (constituida a partes iguales por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento).

La medida no es casual. La aerolínea irlandesa ha decidido suprimir a lo largo de este año los tres vuelos de Zaragoza que peores resultados de ocupación están arrojando. En el caso del extinto enlace con el aeropuerto alemán de Weeze (Düsseldorf), la media de plazas ocupadas en los aviones no superó el 61%. Una cifra casi idéntica obtuvo el de Alicante (61,1%), mientras que el de Málaga llegó al 68%.

El volumen de negocio cayó en picado el pasado invierno en ambos destinos nacionales, hasta el punto de que en enero y febrero las plazas cubiertas tan solo oscilaron entre un 43% y un 50,6%. No obstante, en el último mes del que se tienen datos, el de abril, se recuperó el negocio y la ocupación de los vuelos de Málaga y Alicante superó el 72%. Eso sí, siguen estando por debajo de la media obtenida por Ryanair en Zaragoza (hasta tres puntos en el citado mes).

El recorte de Ryanair dejará al aeropuerto bajo mínimos en lo que se refiere a conexiones peninsulares, ya que solo quedará el vuelo de Sevilla que opera la misma aerolínea. El cierre de Air Nostrum el pasado invierno supuso perder las rutas de La Coruña, Madrid, París y Fráncfort.

FUENTE: Heraldo de Aragón | FOTO: The Tech Herald

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios