La aerolínea valenciana Air Nostrum suprimirá el próximo 27 de marzo sus últimos vuelos regulares con destino u origen en Zaragoza: los que garantizaban a los ejecutivos de Inditex la conexión con su sede central en La Coruña. La compañía alega una baja ocupación y una «caída» sustancial en las reservas para justificar esta medida, las mismas razones ya apuntadas en enero para suprimir otras tres rutas -las de Madrid, París y Fráncfort-.

Todas estas decisiones se han adoptado justo después de fracasar las negociaciones para renovar las cuantiosas subvenciones que Air Nostrum recibía de la promotora del aeropuerto -más de un millón de euros al año-. En la práctica, suponen la confirmación de Zaragoza como aeropuerto de vuelos baratos.

De las 17 rutas que siguen implantadas en la capital aragonesa, 14 corresponden a dos compañías de bajo coste: Ryanair, con 12, y la húngara Wizz Air, que opera dos conexiones con Rumanía. Los otros tres trayectos están en manos de Air Europa, aerolínea que ofrece tarifas menos atractivas y que también compite con dos de los enlaces de Ryanair -el de Tenerife y el de Gran Canaria-.

Por otra parte, con el inicio de la temporada de primavera-verano también se suprimirá la única conexión entre Zaragoza y Alemania, el país con el que más relaciones económicas mantiene Aragón. En este caso, la decisión ha sido adoptada por Ryanair, que esgrimió el cobro de una tasa a los turistas por parte del Gobierno alemán para eliminar la ruta Zaragoza-Düsseldorf.

Es cierto que la compañía irlandesa pondrá en marcha en las próximas semanas tres nuevos enlaces con Canarias, pero dos de ellos ya los ofrece Air Europa. Desde el punto de vista del número de conexiones, la pérdida de oferta es sustancial.

Contando las de La Coruña y Düsseldorf, el aeropuerto de Zaragoza ya ha perdido nueve rutas en poco más de dos años. Entre finales de 2008 y a lo largo de 2009 ya se suspendieron las conexiones de Lisboa, Sevilla, Vigo y Toulouse, a las que sumaron hace menos de un mes los de Madrid, París y Fráncfort. Con antelación, se había suprimido la de Barcelona.

No obstante, la marcha de Air Nostrum apenas se notará en el número total de viajeros que recibe la capital aragonesa, ya que la compañía valenciana operaba con reactores pequeños de 50 plazas que volaban medio vacíos. De hecho, en 2010 ya fue la cuarta aerolínea al transportar al 10% de los 605.912 pasajeros que volaron con origen o destino en Zaragoza.

Fuentes oficiales de la compañía valenciana aseguraron a este periódico que el abandono de los vuelos regulares en Zaragoza era inaplazable, ya que el descenso de viajeros en el de La Coruña es «dramático» y lo deja muy por debajo del número necesario para alcanzar el umbral de rentabilidad. Para armar su tesis, también sostuvieron que el mes pasado registraron un índice de ocupación del 24%, cuando se requiere «entre un 60% y un 65%» para que salgan las cuentas. «La caída es de un 41% respecto al mismo mes de 2010», añadieron.

Sin embargo, a finales del año pasado Air Nostrum aseguró que, pese al final de las subvenciones de más de un millón de euros al año, la aerolínea iba a mantener la ruta Zaragoza-La Coruña. Los números no eran boyantes, pero el vuelo había crecido un 10% y preveía cerrar 2010 con un 53% de ocupación frente al 48% de 2009. Sin ayudas públicas y con unos magros resultados en el primer trimestre, la compañía valenciana echa el cierre en la capital aragonesa.

FUENTE: Heraldo de Aragón

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios